Identificar nuestro verdadero bienestar

Identificar nuestro verdadero bienestar

No hay una manera propia de definirnos ya que, al hacerlo, estamos de alguna manera limitándonos en nuestro ser o en nuestro estar. Por lo que se aconseja, primero de todo, tener estos dos conceptos muy claros, para emplear de manera correcta un concepto propio.

Al no traer de nacimiento un concepto propio, nos hemos embarcado en la idea de elaborar un concepto de nosotros mismos a través de la visión de los demás, y de esta forma hemos construido un yo que no es. Lo primero que hemos incluido en dicho concepto es la idea que nuestros padres tienen de nosotros, sus expectativas, prejuicios y proyecciones. Más tarde enlazamos este concepto al que se crea en determinadas culturas y en el grupo al que pertenecemos.

«Nos hemos embarcado en la idea de elaborar un concepto de nosotros mismos a través de la visión de los demás»

Toda esta maraña de ideas que otras personas tienen de nosotros, nos hace distanciarnos de nuestros verdaderos comportamientos. Somos un concepto mas y no una acción, dando paso a la idea de que todo lo que se acerque a la verdad que en realidad soy, es incorrecto y como tal, inadecuado.

Solo en el transcurso de la vida y con la maduración podremos ver la forma equilibrada y adaptada de actuar. Hasta entonces, todos nuestros actos se realizan a través de conductas aprendidas, con respuesta de otros, sin mostrar un ápice de valentía verdadera. Es posible que al comportarnos de cierta manera nos resulte incómodo ya que en realidad estamos haciendo lo que queremos y no lo que hemos aprendido, lo que podría encaminarnos a un sufrimiento en tal disyuntiva.

Debemos estar al tanto de que el inconsciente, hasta este momento, se ha comportado como nuestro enemigo, reafirmando conductas y pensamientos acerca de nosotros que no son más que respuestas aprendidas desde la infancia, y que siempre buscará como confirmarlas si se lo permitimos.

¿Que debemos hacer?

Inicialmente reconocer las respuestas que en cada situación estamos brindando, para que de esta forma podamos desprendernos de ellas y desarrollar una identidad más acorde a nosotros, más propia. Conocer el comportamiento de nuestro ego, ya que él actúa en función a lo que nosotros creemos que somos, y no a lo que en realidad somos. Esta es la razón por la que este se apodera de nosotros.

Reconocer y diferenciar nuestro ser de nuestro estado rompe la limitación que se le ha impuesto al concepto de nosotros mismos, restándole espacio a esa sombra que nos cubre.

«Debemos reconocer y diferenciar nuestro ser de nuestro estado»

Muchas de las palabras que empleamos para referirnos a nuestros estados, tienen mucho que ver con el ser y el estar, por eso también resulta importante conocer su etimología hurgando en el sentido de cada una para entender el camino hacia nuestro concepto de nosotros que no de manera necesaria es sentirnos siempre bien.

El norte de cada ser humano es vivir sin juzgarse ni sentir malestar,  no apegándose a ciertos estados para alcanzar la libertad. Crecer, aprender y evolucionar sabiendo que somos más que solo pensar y decir, que finalmente somos más que una integración del ser.

También te puede interesar

el viaje del heroe

El crecimiento, de la mano con algunos personajes  – El viaje del héroe

bioneuroemocion

¿Cómo alcanzar un estado completo de bienestar?

bienestar personal

Contribuyendo al bienestar personal

Indagar en uno mismo

Indagar en uno mismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *