el viaje del heroe

El crecimiento, de la mano con algunos personajes  – El viaje del héroe

Basados en el «viaje del héroe» se puede hacer una distinción de diversas etapas del desarrollo del niño hasta su etapa adulta, dicho viaje no resulta lineal y mucho menos cronológico. No se considera un orden determinado con el que se pueda llegar a generalizar. Éste, resulta cíclico, lo que hace posible el recorrido por cada etapa tantas veces como se requiera. 

Dicho viaje no es solo uno, sino muchos. Pueden hacerse incluso de manera paralela en cualquiera de los ámbitos en los que nos desarrollamos, de acuerdo a la madurez que deseemos alcanzar individualmente y a través de arquetipos. 

El Inocente

El primero de ellos es el Inocente, el cual abarca desde la gestación hasta algunos de los primeros años que transitamos en la vida. En ella transcurren tiempos de inocencia bajo la figura y cuidados de nuestros padres ya que ellos nos garantizan la supervivencia. A esta etapa podemos asociarla con el jardín del edén. El momento en que expulsan a Adán y a Eva suele ser el momento en que nacemos, el transcurso de la adolescencia, quizás la emancipación o cualquier situación que nos haga afrontarla fuera de la zona de confort. Todo por alcanzar ese mundo que se encuentra detrás de las murallas de los cuentos de princesas. 

Dicha inocencia es efímera, y deja de estar al momento en que terminamos la dependencia de otros o quizás las creencias que nos atan a ellos y nos garantizan bienestar y protección. 

El Huérfano

Otra de las etapas es denominada Huérfano y suele ocurrir cuando debemos desprendernos de antiguas creencias para adentrarnos en otros ámbitos que desconocemos, donde el primer sentimiento que nos alcanza es la inseguridad, la desilusión y el desamparo. En esta etapa asociamos situaciones como cuando se deja de seguir algún grupo universitario o político, o quizás cuando notamos que realmente no existe la perfección en nuestros padres. 

En esta etapa desarrollamos herramientas con las que se nos permiten afrontar una vida autónoma y nueva y es donde se conoce la figura de un mentor, una persona que nos anima, alienta, apoya,. Dicha persona puede ser un familiar, amigo, o quizás un jefe que cumple la tarea de brindarnos más posibilidades en la vida. 

El Vagabundo

Seguidamente encontramos la etapa del vagabundo. Suele ser representada por ese momento en que deseamos encontrarnos con nosotros mismos y salimos a perdernos. Se presenta cuando terminamos los estudios universitarios o bien, al concluir una relación que fue larga, que resulta un paso sin certeza y lleno de inseguridades. Podría convertirse en una gran aventura si así lo decidimos y con ello definir nuestra personalidad. Abandonar creencias y afrontar una nueva personalidad. 

El Guerrero

Quizás tu vida ahora se encuentre siendo la de un guerrero al tratar de defender algún tipo de causa, motivo o idea. Nace de una elección y una fuerza interna. Un guerrero tiene como motivo imperioso creer y, partiendo de allí, defender sus ideales. Para ser guerrero hay que confiar en la propia verdad para actuar y en consecuencia de ello, para asumir responsabilidades. La felicidad será parte del camino y simplemente en lo que somos. 

Mártires

En el momento en que reconocemos que no se requiere luchar para ser nosotros mismos, dejamos de ser mártires, otro de nuestros arquetipos. En este momento de nuestras vidas no requerimos de la distancia con otras personas ya que podemos compartir nuestra personalidad desde la conciencia de la unidad. Dicha etapa se presenta por ejemplo cuando somos padres, ya que ello conlleva a la ampliación de la identidad más allá de nosotros mismos, con lo que nos reconocemos como parte de un colectivo. En esta etapa vivimos de una gran generosidad ya que hay que proteger a otros, aunque ello podría confundirse con el sacrificio. 

El Mago

Finalmente, encontramos al Mago. Este arquetipo posee una arraigada afirmación y es que él es definitivamente parte de todo lo que le rodea, por tal razón es el responsable de su propia realidad.

También te puede interesar

bioneuroemocion

¿Cómo alcanzar un estado completo de bienestar?

bienestar personal

Contribuyendo al bienestar personal

Indagar en uno mismo

Indagar en uno mismo

Identificar nuestro verdadero bienestar

Identificar nuestro verdadero bienestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *